26 de abril de 2017

La historia de Eva Cadena y López Obrador


Andrés Manuel López Obrador, que como alusión a la cita de Díaz Mirón dijo: “Hay plumajes que cruzan el pantano y no se manchan… ¡mi plumaje es de esos!”….
¡Que manchado!. (ver video)


Ahora con el video de la ex candidota, López Obrador dice la verdad. 

Eva Cadena, ex aspirante a la presidencia municipal de Las Choapas, Veracruz., bautizada en las redes sociales como #LadyBolsitas— cayó redondita en una “trampota”.

Andrés Manuel, aún con el video, no habló del origen y destino del medio millón de pesos en efectivo y se montó en otros asuntos de corrupción que se llevaron a cabo en Brasil y España, lo que. siendo muy graves, no aportan luces sobre el dinero de Las Choapas y su Juanita.

La mujer anónima que le entregó 500 mil pesos en efectivo (que ella aceptó y guardó en un sobre) la grabó mientras le insistía que el dinero sospechoso sería para AMLO. El video, difundido por EL UNIVERSAL, muestra que la generosa donante tenía la clara intención de perjudicar a Eva, a Morena y la honestidad valiente del propio Andrés Manuel.

El tabasqueño alega que Eva fue sorprendida de manera dolosa por la serpiente de “la mafia del poder” (Salinas, Fox, Calderón, Peña, Osorio Chong, Diego, Josefina, Yunes, Televisa y otros medios de comunicación), que es guerra sucia de quienes le pusieron un cuatro a la candidata candidota.
Lo que no dice el tabasqueño es que Eva mordió la manzana envenenada y fue expulsada del paraíso por andar de corrupta.


La operación salvavidas comenzó con un solo objetivo: alejar el nombre de López Obrador de cualquier sombra de corrupción, apelando a la virtud personal del Mesías Tropical sobre la debilidad pecadora de su discípula, quien públicamente no mereció siquiera el mínimo reproche.

El problema es que este no es un relato bíblico. El señor López no es una divinidad, aunque muchos crean lo contrario, y el pecado de Eva no es nada original.

La historia nos dice que en la competencia política el fin justifica los medios y los miedos. 

No importa de dónde venga el dinero para financiar campañas mientras llegue de manera discreta, pero abundante.

La historia también nos dice que la izquierda lopezobradorista conoce dichas prácticas y por lo menos las ha solapado.

El caso de Eva Cadena evoca las mañas del Señor de las Ligas. El profesor René Bejarano y doña Eva tienen algo en común, y sobre todo corriente: robar y que te cachen con las manos en los billetes.


En este caso no basta el deslinde personal de El Rayito de Esperanza.

Decir que ignoraba el crimen no lo hace inocente, o por lo menos no le quita responsabilidad sobre las prácticas del instituto político de su propiedad, como ocurre en los demás partidos políticos.

El Peje tiene demasiados kilómetros recorridos como para perder el juicio y darse baños de pureza. Nadie hasta hoy le ha comprobado haberse enriquecido ilegalmente, pero tampoco nadie, con un mínimo de sentido común, puede creer que el tabasqueño ignore lo que ocurre en las cloacas y cañerías donde se definen y operan los procesos electorales.

El escándalo de Eva y la manzana envenenada es el principio. No lo dude, vendrán más videos, grabaciones y fotos comprometedoras contra López Obrador y todo aquel que aspire al gran hueso en 2018.

Eva Cadena la diputada "Todo Terreno" ($4x$4)