16 de mayo de 2017

Fanático religioso apuñala a Sacerdote en Catedral Metropolitana de México


Suspenden audiencia a petición de los abogados del agresor. En la audiencia el juzgador le preguntó al acusado si era su deseo expresar algo, de inmediato respondió que sí, pero fue interrumpido por su defensa, que pidió un receso.


El agresor del cura estuvo acompañado por una facilitadora y un perito en psiquiatría, quienes también pidieron el receso para asesorarlo y evitar que incurriera en contradicción en su declaración. Después de 20 minutos, el psiquiatra le explicó al juez que en ese momento Juan René presentaba signos de “delirio de grandeza, persecución y disociación de la realidad”, por lo que sus palabras carecerían de credibilidad. Por tal motivo se optó entonces por concluir la audiencia y fijar una nueva cita para definir su situación legal en torno al ataque ocurrido el pasado 15 de mayo.

Le llevan pan y queso del rancho. Cinco minutos antes que cerraran la sala llegaron dos familiares de Juan René. Viajaron en camión nueve horas desde Matehuala y traían pan y queso del rancho de la mamá del imputado. “Su mamá está muy preocupada por él, pero no pudo venir por las prisas y el viaje es largo y cansado, venimos a decirle que no está solo y pues ni modo, él siempre tuvo ese problema, pero nunca atacó a nadie así”, explicó su cuñado Juan Carlos Hernández, al tiempo que buscaba al abogado defensor para entregarle una bolsa de plástico que contenía la comida que su madre le mandó desde Matehuala.

Explicaron también que Juan René es el segundo de tres hijos. Lo calificaron de “genio” pues mientras cursaba la universidad nunca tuvo problemas con sus materias, incluso, dicen, habla tres idiomas, francés, inglés y alemán, en el pueblo sabían de su padecimiento pero siempre estuvo controlado con medicamento, cuando éste le faltaba se ponía agresivo, pero sólo de palabra, nunca a este grado, por eso se sorprendieron cuando se enteraron del hecho en la Catedral.

Recordaron que el joven tenía cierta “aberración” hacia lo religioso desde niño. Sus padres son muy devotos, por lo que lo llevaban a la iglesia todos los días esperando el milagro que curara sus males, pero no fue así, “él tiene todos los sacramentos, sólo le hace falta el del matrimonio, sus papás siempre lo llevaban a la iglesia y no se sé si de ahí venga todo.

“Se le perdió la pista hace como seis meses cuando dejó de estudiar. Lo último que supimos es que estaba en Guadalajara buscando trabajo y de repente apareció aquí, yo creo que le faltaba su medicamento y por eso pasó todo”, concluyó Juan Carlos Hernández, quien adelantó que la madre del joven agresor estará en la Ciudad el lunes para la siguiente audiencia.

Nota Original:

En el púlpito de la Catedral Metropolitana fue apuñalado en el cuello el párroco Miguel Ángel Machorro, de 55 años de edad, al terminar de oficiar la última misa, por Jhon Rock Schild, quien tras la agresión soltó el cuchillo de ataque y se entregó a las autoridades.

Lo último:

También se le encontró una página de Facebook en la que se corroboró su identidad.

De acuerdo con las investigaciones, este personaje practica el cristianismo y dice pertenecer al Clan Celta —de origen europeo, donde se les califica y se les cataloga como salvajes y bárbaros—, incluso cuenta con un tatuaje en el pecho que hace referencia a dicha religión.


Facebook en la que se corroboró su identidad.
De acuerdo con las investigaciones, este personaje practica el cristianismo y dice pertenecer al Clan Celta —de origen europeo, donde se les califica y se les cataloga como salvajes y bárbaros—, incluso cuenta con un tatuaje en el pecho que hace referencia a dicha religión.
>

Este hecho generó la conmoción y gritos de los feligreses que solicitaban apoyo al personal de resguardo, así como una ambulancia.

El ataque ocurrió aproximadamente a las 18:40 horas. Cuando las personas comenzaban a abandonar el templo, el joven de 30 años de edad, que primero dijo ser francés y luego estadounidense, subió al altar y comenzó a atacar al padre con un cuchillo cuando estaba de espaldas.

“Se escuchó un golpe, volteamos y vimos al padre que ya estaba en el suelo; empezó a gritar toda la gente que estaba ahí, al parecer algunos sí vieron cómo lo apuñalaron”, contó uno de los que atestiguaron lo ocurrido.


Al percatarse la gente de los hechos violentos, el sujeto de cabello desalineado, barba, vestido con playera negra y pantalón azul de mezclilla, tiró el arma blanca al suelo y no intentó darse a la fuga.
A la par un grupo de personas formaron una valla para colaborar con las autoridades capitalinas en la detención de este sujeto, que repetía: “Tengo derecho a guardar silencio”, “tengo derecho a guardar silencio”.

No fue más lo que dijo a los policías que le preguntaban su nombre, de dónde es originario y principalmente las causas del ataque, que fue calificado como un “brutal atentado” por la Arquidiócesis Primada de México.


El padre Miguel Ángel Machorro fue atendido en primera instancia por los feligreses que testificaron la agresión, después por paramédicos de la Cruz Roja, que trataron de controlar el sangrado en el pecho, para trasladarlo a la zona de Tlaxcoacque y de ahí llevarlo en un helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México al Hospital Mocel, donde es reportado como grave.
En tanto a John Rock Schild, esposado de manos, lo subieron a una patrulla de la policía preventiva y lo llevaron a la 50 agencia del Ministerio Público de la procuraduría capitalina.

De acuerdo con sus primeras declaraciones dijo que se reservaba el derecho de declarar y después solicitó una audiencia con el presidente Enrique Peña Nieto. No obstante, circuló la versión de que había comentado que recientemente se había convertido al Islam, versión que aún no es confirmada por las autoridades.


La procuraduría local inició una investigación para deslindar responsabilidades, mientras que se le imputa el delito de homicidio en grado de tentativa y se espera que en las siguientes horas un juez determine su situación jurídica.

Mesura. Armando Martínez, presidente del Colegio de Abogados Católicos, explicó que el ataque en contra del sacerdote Machorro, que ocurrió luego de que éste oficiará la misa de las 18:00 horas en la catedral metropolitana, fue un hecho focalizado al tiempo que aseguró que sería impropio e inoportuno hablar de terrorismo o deslindar responsabilidades sin conocer la averiguación previa.
Recordó que desde 1997 se han contabilizado 29 incidentes violentos, pero nunca un tema de riesgo contra un sacerdote que celebrara misa: “Eso es algo nuevo, pero el servicio de protección federal siguió protocolos y la persona agresora está detenida”.


Agregó que se acusará al atacante por tentativa de homicidio, además de que se prevé que el cardenal Norberto Rivera, quien se encuentra en Roma, encabece a su regreso una misa de desagravio.
Con respecto a la persona detenida, Armando Martínez refirió que no se conoce su nacionalidad y que a pesar de que se ha dicho que es de origen francés no tienen medio de confirmarlo, “eso corresponde a las autoridades”. Dijo que el atacante se reservó su derecho de declarar “y a ver qué pasa, ya ven que las ratas luego andan diciendo que tienen más derechos que la gente”.

A su vez, monseñor Ricardo Valenzuela, sacristán mayor, se pronunció a nombre de la Catedral Metropolitana y afirmó: “Mostramos preocupación y tristeza por el hecho en catedral, Miguel Machorro terminaba de dar la misa de seis y fue en ese momento cuando un hombre se acercó al templo mayor para apuñalarlo. Damos gracias de que el padre está vivo, agradezco el apoyo para que esta noticia sea difundida y agradezco a la protección federal, que estando a cargo se hizo responsable”.

Fuente: El Universal